Cómo hacer posible lo que creemos imposible

“Tenemos más poder que voluntad; y es frecuentemente para excusarnos a nosotros mismos que declaramos que las cosas son imposibles”. Francois Duc De la Rochefoucauld

No es necesario estar 100 % convencidas de que lo que queremos es posible para lograrlo, ni conocer cada uno de los pasos necesarios. Basta con abrirnos a la posibilidad y dar el primer paso, porque la primera clave de cualquier logro es decidir, la segunda actuar, y la tercera, ajustar si es necesario y SEGUIR actuando.

Hacer posible lo que creemos imposible suena, para muchos, como un milagro. En realidad, es una verdadera posibilidad para todas, sólo que estamos tan enfocadas en las limitaciones y en las viejas historias de por qué no pudimos antes, que nuestra visión se achica y nuestra energía se contrae.

Una gran distinción a hacer cuando buscamos la transformación es que no existe forma de llevarla a cabo con el mismo nivel de pensamiento y acción con el que NO la hemos logrado.
Requiere una nueva perspectiva, la apertura a experimentar, a aceptar que quizás no lo hemos logrado exactamente porque seguimos haciendo siempre lo mismo.
Nada se mueve si sólo hay “pienso”. Puedo tener todo muy claro intelectualmente, pero para encontrar los resultados deseados se requieren NUEVAS ACCIONES, y convertir las acciones que nos dan resultado en hábitos.

La transformación trae consigo una enorme expansión. Nuevas creencias, nuevos valores, nuevas habilidades, nuevas conductas y hábitos, nuevos entornos, y una nueva identidad. Una nueva definición de quienes somos y de lo que somos capaces de crear.

Y un excelente lugar por dónde empezar es mirando a aquéllos que ya han logrado lo que nosotros deseamos.

Así que, una pequeña “receta” para hacer posible lo que creemos imposible.

1) Establecé con total claridad y por escrito lo que querés lograr.
2) Decidí que vas a logralo a como dé lugar y create una visión del resultado que verdaderamente te inspire.
3) Tomá nota de lo que estás haciendo y pensando al respecto que no te está sirviendo.
4) Buscá personas que hayan logrado lo que vos querés.
5) Hablá con ellas y “entrevistalas”. Preguntales qué hicieron para lograrlo y cuáles fueron sus claves.
6) Sacá conclusiones, en particular los puntos en común entre tus entrevistados.
7) Compará sus claves (cómo piensan, sienten y qué hacen y se dicen) con el punto 3.
8) Concluí que tu vieja estrategia no era la adecuada y resolvé cuál va a ser tu nueva estrategia a partir de hoy.
9) Empezá a implementar. Evaluá, ajustá y ¡reconocé y disfrutá de tus logros!
3) Cuando sientas ganas de volver a lo de antes, recordá los resultados que NO llegaron y comparalos con los de tus entrevistados (o si querés divertirte, pegate fotos de tus entrevistados sonrientes al lado de una tuya con cara de “ternera degollada”).

¡Contame qué querés lograr y me encantaría saber si este artículo te resultó de utilidad!
Si quisieras que escribiera de algún tema en particular en el próximo número de la Newsletter, hacémelo saber enviándome un mail.

Comments

  1. sebas says:

    Buena nota

Speak Your Mind

*

Slider by webdesign

Hola Hola Hola 7